venres, 19 de xuño de 2020

venres, 29 de maio de 2020

Sabela Fernández de 6ºA colabora escribindo un conto

 Sabela Fernández Blanco, unha das nosas axudantes da biblioteca da Lagoa de Rosalía, aproveitou o tempo de confinamento para traballar o vocabulario aprendido durante o curso e redactou esta historia titulada "Mauro" que podedes ler aquí. Espero que vos guste tanto como me gustou a mín💖💖💖💖💖


MAURO

Era una mañana de invierno. Mauro cumplía con su empresa, quitaba nieve de los caminos con una pala. Su padre era duro con él. “Tengo 12 años y ya estoy trabajando”, decía Mauro. Sus amigos siempre jugaban en la nieve, con trineos y esquís, hacían muñecos de nieve, bolas… Y él siempre solo, trabajando.

Un día, cansado de repetir la gesta de siempre, cargar nieve y apartarla del camino, tiró la pala al suelo y echó a correr, cuando se encontró cansado y paró, no sabía dónde estaba, ¡se había perdido! Se sentó en el suelo y se echó a llorar.

  • Tendría que haberle hecho caso a mi padre – pensó.

Se levantó y empezó a caminar despacito. Miró hacia abajo, junto a sus pies vio una mochila. Dentro había un amasijo de cosas: una linterna, un mapa, una brújula…

Cogió la brújula y buscó el norte. Empezó a caminar hacia donde señalaba la brújula. Pero, de repente, lo vio todo negro.

Mientras, en su casa, su madre llamó a Mauro para ir a comer. Al ver que no le respondía, salió a mirar dónde estaba, no lo vio y empezó a buscarlo por toda la casa. Al poco rato llegó Paco, el padre de Mauro y bombero, con sus compañeros de trabajo que se quedaban a comer. Manuela, la madre de Mauro y modista, estaba muy nerviosa y Paco lo notó. Les dijo a sus compañeros que se sentaran a la mesa y le preguntó a su mujer qué le pasaba.

  • Nada, solo me duele un poco la barriga – respondió Manuela.

Cuando le dijo eso, Paco se quedó más tranquilo, se sentó a la mesa y empezó a relatar lo que le había pasado en el trabajo. Pero cuando llegó a la mejor de sus hazañas Manuela ya estaba cansada, y seguía preocupada por su hijo. Paco al verla así, le dio más énfasis a su relato y Manuela se quedó atónita, “me ve así y no para, sí que es chulito”, pensó. Pero los compañeros de Paco encumbraron la hazaña, dijeron que Paco era muy intrépido y que después de tener muchos sueños frustrados había conseguido salir adelante sin problemas, y Paco no paró de hablar hasta que se fueron sus compañeros.

Manuela le dijo a su marido que su hijo había desaparecido, que no lo encontraba, se había desvanecido. Paco, al oír eso, se puso nervioso, cogió el teléfono y llamó a la policía, los policías dijeron que no podían hacer nada, pero que si veían algo les avisarían.

Al final, Mauro consiguió salir del agujero, y echó a correr, no quería saber más de ese bosque en su vida. Cuando paró, estaba en un coto muy grande, y se sentó a descansar. Pensó en su padre, que seguro que se montaría en un trasatlántico si hacía falta, sólo para rescatarlo y sacarlo de allí, en ese momento, pensó que su padre era el mejor de todo el mundo.

Mauro se despertó, intranquilo. Se había dormido mientras pensaba en su padre. Pero, “¿Dónde estoy?”, se repetía Mauro. No estaba en el coto, donde se había sentado a descansar. Estaba apoyado en una ligustrina, abrió su mochila, estaba el mapa, la brújula… Pero ahora también había un cordel y un montón de cítricos: naranjas, limones, pomelos…

  • ¿Para qué quiero yo todo esto? – Se preguntaba.

De repente, algo en su mochila empezó a parpadear, ¿¡qué estaba pasando?!, sacó el mapa, eso era lo que parpadeaba.

Manuela y Paco estaban muy preocupados por su hijo, ya habían pasado varias horas desde que no sabían nada de él. La policía no les había avisado y estaban muy nerviosos.

  • Pero tú eres bombero, ¿no tienes acceso a información de la policía? – preguntaba Manuela cada dos por tres.

  • Soy bombero, y tengo información. Pero no de niños que se pierden – respondía Paco.

  • Pues vaya bombero de pacotilla – rosmó Manuela.

  • ¿Quieres que vayamos a buscarlo? – Paco no estaba seguro, pero su mujer estaba histérica.

  • ¿Qué? ¿Nosotros? ¿Solos? ¿Y la policía? Vale – Manuela salió corriendo escaleras arriba, y al rato bajó vestida de militar.

  • ¿A dónde vas así vestida? – Preguntó Paco.

  • ¿Pues a dónde voy a ir? A buscar a Mauro.

Cuando le dijo eso Paco se quedó petrificado, pensaba que no lo decía en serio, y aún encima, vestida de esa manera… De repente, Paco, empezó a tener miedo, ¿y si le atacaba una banda de forajidos o tenían que escalar una tapia? ¿Qué harían? Y eso mismo le dijo a Manuela.

  • Paco, te has vuelto loco, el miedo te ha afectado, ¿a ti no te preocupa tu hijo, que pueda estar pasando frío o encerrado en algún sitio? - Le respondió Manuela sublevada.

  • Eh, claro que me preocupa pero… dejemos hacer su trabajo a la policía. – Paco aún no se sentía seguro.

  • Claro, que no te preocupa. Mientras tú estés bien, tengas una cama para dormir y comida todos los días, no te preocupa el resto. Pues si tú no quieres venir, me voy sola – Manuela abrió la puerta y salió decidida.

Al ver a Manuela salir tan segura de sí misma, Paco la siguió sin miedo, pues, con Manuela se sentía más seguro.

Mientras, Mauro, abrió el mapa y vio una X en un bosque de Brasil.

  • ¿Qué significa esto? – Se preguntó - ¿Qué estoy en Brasil? Pues al final mi padre sí que va a tener que montar en un trasatlántico. Pero, ¿cómo he viajado hasta aquí?

De repente, algo vibró en su bolsillo, se sacó la brújula, pero no le dio tiempo a nada, porque escuchó voces al otro lado de la ligustrina.

  • ¿Pero qué vamos a hacer?

  • Nosotros sólo tenemos que alabar al jefe.

  • ¿Nosotros alabamos al jefe? ¿Por qué?

  • Porque somos una banda de delincuentes, y tenemos que tenerlo todo planeado, lo alabamos y decimos cosas que haya hecho el jefe, malas, cosas malas.

  • Vale, alabar al jefe. ¿Y qué haremos con la persona que esté atendiendo el banco?

  • La colgaremos de una cuerda a ras del suelo.

Las voces cesaron y se encendió un motor, el ruido se fue alejando poco a poco, hasta que ya no se oyó nada. Mauro cogió la brújula, empezó a vibrar otra vez, Mauro agarró su mochila, cerró los ojos y desapareció. Cuando abrió los ojos no sabía dónde estaba, era un lugar húmedo y oscuro, de piedra, con una pequeña ventana con rejas, y la puerta muy pesada, cuando intentó abrirla, no lo consiguió.

Escuchó unas voces y rápidamente se escondió. Eran cuatro guardias reales que venían con dos hombres fuertes, abrieron la puerta y los echaron dentro mientras uno de ellos decía:

  • Quedaos aquí, no salgáis de esta mazmorra. Os traeremos, desayuno, comida y cena. Dormiréis ahí, – Y señaló unas camas de piedra – a lo mejor tenéis más compañía mañana.

Los guardias se fueron y los dos hombres empezaron a hablar.

  • Con lo bien que nos estaba saliendo el plan, que ya casi habías cogido todo el dinero, y va y nos pillan, porque el del banco llamó a la poli.

  • Ya, ¿y el jefe? ¿En qué celda le han metido?

  • En ninguna, al jefe le dio tiempo a escapar.

  • Puff, ¿y cuánto tiempo tenemos que estar aquí?

  • ¡Y yo qué sé, Ángel!

  • Vale, vale, pensé que tú sabías algo.

  • Pues no.

Mauro seguía escondido, no se atrevía a salir de su escondite, si habían atracado el banco, eran capaces de hacerle algo muy malo a él. Tenía que conseguir salir de ahí como fuera, y rápido.

Manuela y Paco salieron de casa, y lo primero que hicieron fue ir a ver a los amigos de Mauro, a ver si estaba con ellos. Cuando llegaron todos le dijeron que no, bueno, todos menos Paulo, Paulo era modesto, vergonzoso y no quería molestar a nadie, por eso casi nunca hablaba. Paulo dijo:

  • Yo vi a Mauro correr hacia allá, iba cabizbajo, me pareció inusual, pero no le di importancia.

Paulo hablaba con tanta convicción, que Manuela y Paco echaron a correr hacia dónde indicaba el niño sin ni siquiera despedirse.

De repente, Paco se paró, receloso, ya llevaban un rato corriendo y no habían visto a Mauro, Manuela le animó a seguir, diciéndole:

  • Seguro que no nos ha mentido, parece un buen chico.

  • Tienes razón, sigamos. No parece que tenga mucho ingenio.

Y tras decir esas palabras, siguieron buscando.

Mauro estaba nervioso no sabía qué hacer, tenía mucho miedo, estaba despavorido, ya había visto rayar el alba un par de veces y aún no tenía claro lo que iba a hacer. En esos últimos días no había comido mucho, echaba mucho de menos la berenjena jaspeada de su madre, ese manjar tan delicioso que no se parecía en nada, pero en nada de nada a los restos de verduras, pan y pollo, que le habían sobrado a los delincuentes y se había comido él. También echaba de menos su cama en forma de coche de carreras escarlata, tan blandita y suave, nada comparada con el suelo frío donde dormía.

Entre tanto, Manuela y Paco habían entrado en un bosque, se hacía de noche y no sabían dónde estaban.

  • ¡Aaah! Qué susto… - Gritó Paco.

  • ¿Pero qué…? ¿Qué estás haciendo? – Preguntó Manuela

  • Es que se me cayó esta rama de pinocha encima y me he asustado. – Dijo Paco.

  • Vaya bombero que estás hecho…

Estaban muy preocupados, el tiempo apremiaba, ¿y si no llegamos a tiempo a dónde sea que esté Mauro, y no podemos verlo nunca más?”, pensó Paco. Se lo comentó a Manuela, pero despacio y cambiando algunas palabras, para que Manuela no se pusiera demasiado nerviosa.

  • Eso no, eso sí que no. – Respondió ella.

  • Pero puede que pase, así que vete haciéndote a la idea. – Advirtió Paco.

  • Que te calles, zopenco

Y tras esas palabras, Paco no volvió a hablar en todo el camino, hasta que…

  • ¡Mira! – Gritó Paco, asombrado.

  • ¿Qué quieres? – Preguntó Manuela.

  • U-u-una ci-ciu-da-ciudad per-perdi-di-perdida.

  • ¿Y por qué tartamudeas?

  • La llevamos buscando... – Paco se paró a echar cuentas – 5 meses, ¡enteritos!

  • Pues ahí la tienes, muy bien. – Y justo después de responder, se esfumó.

Paco, asustado, empezó a llamar a su mujer, él oía pequeños grititos pero no conseguía reconocer si venían de Manuela o de los monos de alrededor.

Asustado, y ya llorando, empezó a ver las semillas volando de los dientes de león cuando se desintegran, las siguió, para despistarse y olvidarse un poco de su mujer, para seguir buscándola luego un poco más calmado, y cuando ya no tenía esperanzas de encontrarla, la escuchó gritar, y por fin la vio en un agujero, ese momento, fue el más bonito de su vida.

Mientras Paco intentaba sacar a Manuela del agujero, Mauro, estaba bebiendo restos de leche fría. Los guardias estaban amonestando a los delincuentes, y Mauro había decidido tumbarse a descansar y comer algo pues los guardias habían cerrado la celda y no podía salir. De pronto, escuchó un ruido procedente del exterior, parecía…

  • ¡Un maullido! – Gritó Mauro.

Pero después se dio cuenta de que, para que le servía escuchar a un gato si estaba fuera, pero después los maullidos se fueron escuchando cada vez más cerca, hasta que el gato entró en la celda. “Entonces, si el gato ha podido entrar y no ha sido por la puerta, es que… ¡Hay otra salida!” pensó Mauro.

Pero entonces, se empezaron a escuchar las voces de los guardias y se escondió rápidamente detrás de unos barriles vacíos. “Oh, no. Ahora tendré que postergar mi huida” pensó.

Cuando Manuela salió del agujero, la noche ya estaba cayendo, entonces, tuvieron que entrar en la ciudad perdida, estaba húmeda a causa de la lluvia, y no tenía techo. Justo cuando se dieron cuenta de esto último empezó a llover. Esa noche la pasaron tan mal, que ni Manuela, ni Paco, ni un pajarito que había por allí, pegaron ojo.

Cuando se despertaron, vieron una bandera ondeando al viento, y entonces Paco dijo:

  • No, ¿en serio? Tanto tiempo buscando la ciudad para que algún chaval novato la haya encontrado antes que nosotros, vamos hombre.

  • Pero de verdad que parece que Mauro no te preocupa nada nadita, eh. – Volvió a quejarse Manuela.

  • Y dale ya estamos otra vez, que sí que me preocupa, solo que, me fastidia bastante, ¿no puedo fastidiarme? – Paco ya estaba harto de que Manuela no le dejara ni abrir la boca.

  • Sí, sí que puedes fastidiarte, pero… Es que no paras de hablar del trabajo, y te chuleas todo el rato por esto que haces y por lo otro que dices, y ya cansa. Los trabajos de los demás no te importan, solo el tuyo es importante, ¿o qué?

  • No, Manuela. Todos los trabajos son importantes, por cierto, ¿qué te dijo José Luis?

  • ¿Qué me dijo José Luis de qué? – Preguntó Manuela.

  • Sí, el otro día estabas hablando con alguien por teléfono, ¿quién era?

  • Bah, no era José Luis, si ya hace un año y medio que no trabajo con él.

  • Ah, no lo sabía. Entonces ahora, ¿qué eres?

  • Modista – Respondió Manuela, cansada.

  • ¿Y quién te hablaba? – siguió Paco.

  • Mi amiga Ana. – Y dicho esto, Manuela echó a andar.

Mauro estaba intranquilo, ahora que sabía que había otra salida, no podía estar quieto, y ya habían pasado muchas ocasiones en las que esos dos casi lo habían pillado. Los guardias llegaron, hablaron con los delincuentes y se los llevaron. Por fin Mauro, se puso a investigar. Había visto salir al gato y ya tenía claro por dónde tenía que ir. Lo que no tenía tan claro era si iba a entrar por el agujero.

Primero metió la cabeza, la espalada, ya tenía medio cuerpo fuera, acabar de pasar los pies y ya estaba. Lo hizo y de repente, una Manuela eufórica se le echó encima. Después, llegó Paco, y juntos y abrazados volvieron a casa, como transeúntes normales, como si nada hubiera ocurrido, no sin antes avisar a la policía de que Mauro había vuelto, eso sí, sin brújula ni mochila.

FIN

martes, 28 de abril de 2020

Máis libros para ler en confinamento

Bo día a todo o mundo.
Hoxe quérovos por enlaces para cando xa se nos esgotan os libros que temos na casa, e aínda que reler pode ser moi divertido, sobre todo cando o libro gosta moito, tamén pode cansar.

Bahia Edicións ven de poñer a nosa disposición libros de varios autores e para varias idades, Só piden que lembredes a súa empatía e fagades un uso responsable destes textos respectando a súa obra, que tan xenerosamente prestaron para a súa campaña #euquedolendo #baíaconnósnacasa.

Baia-edicions-con-vos-na-casa (preme aquí)

Os da editorial Anaya facilitan esta tarefa  e poñen en aberto a posibilidade de ler novas aventuras. Aquí queda o enlace "Le en casa, grupo Anaya" (preme aquí) e ata hai libros en catalán, por se alguén lles quere botar un ollo tamén.

Nada máis por hoxe, bicos mollados.

Rosalía

luns, 27 de abril de 2020

¿Como foi a saída?

Olaaa!!! ¿Xa estivestes fora?  ¿seguía todo igual?  ¿Cantos de vós levastes mascarilla? Seguro que había xente coñecida, pero xa sabedes que non podemos xogar con eles e que ao voltar a casiña hai que se lavar moi ben as mans. Non sei porque volo repito, se o facedes tan ben que o facedes soíños.
Déixovos outro conto que atopei onde ven moi ben explicado, por se alguén aínda ten dúbidas. Fala de heroes coma vós, con mascarilla ou sen ela.

CONTO SUPER HEROE CON MASCARILLA (PREME AQUÍ)

Bicos mollados

Rosalía

venres, 24 de abril de 2020

IMOS PODER SAÍR Á RÚA!!!

Bo día a todo o mundo.

Sabemos moi ben que temos que seguir na casiña e que polo de agora non podemos voltar ao colexio, pero si que poderemos a partir do domingo saír un ratiño á rúa. ¿que quere dicir esto? ¿que podemos ir coma tolos ao parque e a estar cos nosos amigos?  Pois non, para que o entendades, poño un conto dun oso que tamén pasa o inverno metido na súa casa sen saír e que cando chega a primavera empeza a dar paseos.

Espero que vos guste e que aprendades e fagades tan ben o de saír á rúa coma o de estar na casa, que sodes uns campións e unhas campionas.👌👏👏💪

OSO GOLOSO (preme aquí)


Bicos mollados. (xa falta menos)

Rosalía

xoves, 23 de abril de 2020

HOXE É 23-4-2020 DÍA DO LIBRO

¡¡Olaaaaa!!
Xa chegou!!!! hoxe é o Día do Libro. Por fín vemos a cantidade de traballo que houbo nas vosas casas, porque  temos moitos marcapáxinas para vos amosar. Os dos tutoriales eran chulos, pero é que temos verdadeiros artístas neste colexio. Botade unha ollada a este vídeo e xa me diredes que opinades... Abaixo de todo tedes para poder escribir e deixar os vosos comentarios.



E aquí temos os fabulosos vídeos das recomendacións lectoras que nos achegastes e que montei para que así poidades saber o que lle gusta aos demais e tomar nota para cando poidamos voltar ás rúas e as bibliotecas e poder ler novos libros. Xa vos dixen nos correos que menos mal que dixestes quen era cada un, porque algún disfraz é boísimo. ¡¡E que libros máis chulos!!📗📘📙📚💕💖💗

Vídeo de recomendacións lectoras do 23-4-2020 (prema aquí)

Graciñas por compartir un cachiño das vosas vidas con nós, que nestes momentos de confinamento, fannos pasar un rato ben agradable.

Xa queda un día menos.
#QuedaNaCasa#

Bicos mollados.

Rosalía

mércores, 22 de abril de 2020

Enlaces de diferentes libros e vídeos

Como temos que continuar na casa, para poder alegrar as horas que pasamos nelas, deíxovos enlaces de Santillana onde teñen pequenos vídeos nos que hai autores que nos len un pouco dos seus libros e nos contan a súa historia.

Santillana lo que-leo-en-casa (preme aquí)

E por suposto, tamén temos na páxina web do colexio outros vídeos para pasar o rato

Vídeo 1 (preme aquí)

Vídeo 2 (preme aquí)

Vídeo 3 (preme aquí)


Espero que disfrutedes moito.

Bicos mollados.

Rosalía